D’ENSAYO ES UN ESCENARIO MÁS PARA JÓVENES DEBUTANTES

 D’ENSAYO ES UN ESCENARIO MÁS PARA JÓVENES DEBUTANTES

Después del ruido

Jóvenes que no van al teatro, que no ven jóvenes sobre los escenarios, intérpretes y directores que cuando acaban su periodo de formación hallan puertas cerradas en el mercado escénico y muy muy lejos la meta de vivir del teatro. Hemos hablado con ellas y ellos, hemos debatido los porqués de esta ausencia de jóvenes en las salas y hemos sacado algo en claro: hacen falta más escenarios como D’Ensayo para que la juventud, y no sólo ella, pueda iniciarse y abrirse paso en una profesión tan bella como dura.

Con Helena García Cebollada, Juan Mairal y Laura Camón guiando la conversación, se celebró en la segunda edición de D’Ensayo un debate sobre jóvenes, teatro y ciencia. Entre los asistentes: distinto nivel de compromiso con el teatro y la divulgación de la ciencia, jóvenes en formación teatral, otros con planes de crear compañía, otras activistas de la divulgación científica, promotoras culturales y otros consumidores habituales o esporádicos de ambas ofertas culturales. Juntas y juntos analizaron la situación.

Hay jóvenes que consumen divulgación científica en redes, bastantes más que asistentes al teatro. No es la cartelera, es el simple hecho de ir al teatro lo que no les llama. Jóvenes intérpretes y directores de teatro, concursantes en D’Ensayo 2023, confían sin embargo en poder atraer a un público igualmente joven si tuvieran más oportunidades para iniciar su carrera escénica. Por eso agradecen puertas abiertas como la de D’Ensayo Festival de Teatro y Ciencia.  

Cuentan que hallan, tras su formación, muros muy altos que les impiden acceder al mercado escénico. Pero es que “esta profesión nunca ha sido fácil», como reconocen actores mayores, profesionales, que viven del teatro, como Ricardo Joven. Hay que ‘pelear’ mucho para hacerse un hueco en este mundo.
Por eso D’Ensayo seguirá ofreciéndose como pista de despegue para grupos no profesionales y/o emergentes, para que la juventud, y no sólo ella, pueda subirse al escenario y contarnos sus historias. Las necesitamos todas. Y así la gente joven, viéndose representada en historias de jóvenes, irá a vivirlas al teatro. Quizá muchas y muchos se animen también a interpretarlas, a dirigirlas, a escribirlas, porque, como dijo en el debate Roberto Méndez, concursante en D’Ensayo 2023 con ‘Su ballena blanca’, refiriéndose específicamente a los jóvenes, “el teatro es para hacerlo, no para verlo”.

Y ésta podría ser una de las conclusiones de la segunda edición del certamen: D’Ensayo quiere ser foro de presentación y lanzamiento para gente joven; tras escucharla en el debate, hemos decidido poner más esfuerzo en ello. Otras conclusiones son: a D’Ensayo le sienta muy bien producir, como se vio en el ‘llenazo’ de su primera coproducción, la obra RUBE de circo y ciencia; y vamos a seguir adelante impulsando teatro con temática de ciencia, buscando a ese público numeroso que aún no sabe que lo es y, si es preciso, sacando el espectáculo a las calles de la ciudad. ¡No os perdáis las sorpresas de la próxima edición!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *